Publicado el
Mar
22

El liderazgo femenino frente a la Universidad El Bosque

Llega a la rectoría la Dra. María Clara Rangel Galvis, primera mujer rectora de El Bosque.
El liderazgo femenino frente a la Universidad El Bosque

La relación entre la Dra. María Clara y la Universidad El Bosque inició con grandes aspiraciones cuando ella ingresó a la institución como docente de pregrado y posgrado de la Facultad de Odontología. Desde el primer momento demostró su talante y año tras año fue avanzando en su carrera profesional hasta llegar a ser decana de la Facultad, del 2002 al 2014, para luego ser nombrada vicerrectora académica, un cargo que la hizo merecedora de recibir el pasado 15 de marzo de 2018 el título de rectora de la Universidad. 

La Dra. María Clara Rangel es reconocida por su participación como miembro corresponsable del proceso de autoevaluación con fines de acreditación institucional y de programas académicos y por la labor que desempeñó como magistrada del Tribunal Nacional de Ética Odontológica y como presidenta de la Organización de Facultades de Odontología para América Latina y el Caribe (OFEDO-UDUAI) y de la Asociación Colombiana de Facultades de Odontología (ACFO).

El nombramiento fue otorgado luego de la jornada realizada por el claustro en el Salón Fundadores de la Universidad, donde fue designada por unanimidad como la primera mujer rectora de El Bosque, para el período 2018-2020.

El profesionalismo de la Dra. Rangel la hace digna de su nuevo cargo. Su carrera profesional contempla más de 20 años de experiencia en docencia y gestión en educación superior, planeación e implementación curricular, investigación e implementación de nuevas tecnologías en la enseñanza y evaluación y desarrollo en procesos de calidad en educación. 

Nuestra nueva rectora es odontóloga ortodoncista de la Universidad Javeriana, doctora en Bioética y magíster en Dirección Universitaria. También, es especialista en Docencia Universitaria, Gerencia en Calidad en Salud y Evaluación y en Planeación Universitaria con la Red Internacional de Evaluadores (RIEV).

Desde su nuevo rol, la Dra. María Clara Rangel dará continuidad al Plan de Desarrollo Institucional 2016-2021, en cuya formulación ella participó como miembro del Comité Editorial en calidad de vicerrectora académica. Bajo su liderazgo, la cultura de calidad de vida continuará respondiendo al compromiso de la Universidad El Bosque de formar integralmente profesionales para su desempeño en la vida más allá del ámbito laboral, buscando que sean actores de cambio social en su comunidad con la capacidad de brindar soluciones adecuadas y oportunas a las realidades del país. 

La Dra. Rangel también fortalecerá la cultura de la calidad y la planeación en aras de implementar el Ciclo de la Autoevaluación-Planeación-Calidad que caracteriza a la Universidad, de acuerdo al Plan de Desarrollo que será el horizonte de su administración. Desde allí, se fortalecerán la identidad institucional, el Sistema de Planeación Institucional y el Sistema de Calidad Institucional de unidades académicas y administrativas, junto con la consolidación del enfoque Bio-Psico-Social y Cultural, y la cultura de formación integral de la comunidad universitaria. 

Además, el desarrollo del Sistema de Innovación y de la oferta educativa, la implementación de la Política de Gestión de Talento Humano y el fortalecimiento de la internacionalización e investigación de la institución, entre otros objetivos contemplados en el plan, serán la ruta a seguir de la Dra. María Clara Rangel Galvis. 

Nos complace anunciar su nombramiento como nueva rectora de la Universidad, que tiene asegurado un futuro prometedor por ser una líder inteligente y comprometida, por quien la institución seguirá creciendo y mejorando la calidad de vida de quienes hacemos parte de ella.

Publicado el
Mar
14

La Semilla que hizo crecer a El Bosque

Con este sencillo homenaje queremos destacar la gestión del Dr. Rafael Sánchez París, rector 2014-2018 de la Universidad El Bosque.
La Semilla que hizo crecer a El Bosque - Dr. Rafael Sánchez París

Cuando arrancó su postulación a la rectoría de la Universidad en 2014, la hoja de vida del Dr. Rafael Sánchez ya contemplaba una gran experiencia profesional en altos cargos, entre los cuales estaba haber sido el Director General de la Clínica El Bosque (2002-2004), Presidente del Consejo Directivo de la Fundación Salud Bosque (2007-2008 y 2010-2011) y Par Académico nacional e internacional en procesos institucionales del Consejo Nacional de Acreditación.

Luego de ser escogido como rector, su objetivo principal en la institución fue promover el concepto de Calidad de Vida, posicionando a la Universidad como un Centro Académico, Investigativo y de Responsabilidad Social, líder en el país. Buscando hacer de El Bosque un entorno de aprendizaje cuyo centro académico, estructura física, docentes, programas de pregrado y posgrado nunca dejaron de lado el humanismo que siempre debe estar presente en el aprendizaje; todo esto, con el fin de tener tan buenos egresados que más que profesionales, fuesen “forjadores de país” (Sánchez 2018).

El reto que asumió no representó una tarea fácil. La coyuntura nacional en la época de la paz impulsó su misión como académico hacia la consolidación y construcción de un mejor país en la esfera universitaria, caracterizada en la Universidad por la inclusión, el diálogo y el respeto de cada una de las opiniones, por diferentes que fuesen.

Con este sencillo homenaje queremos destacar la gestión del Dr. Rafael Sánchez París, rector 2014-2018 de la Universidad El Bosque, quien nos invita a continuar la importante labor que existe detrás de la Cultura de Salud y Calidad de Vida, para así construir una sociedad más incluyente, plural y participativa, inspirándonos con el legado que deja tras su paso por la Universidad.

¿Cuál es el legado del Dr. Rafael para la Universidad El Bosque?

Gracias a su experiencia de más de 20 años en el campo de la medicina, la docencia universitaria y distintos cargos directivos alrededor de su carrera, el Dr. Sánchez gestionó importantes procesos administrativos de la Universidad y aportó al cumplimiento de objetivos destacables como la acreditación ante el Ministerio de Educación Nacional – MEN el 25 de julio de 2016, por 4 años, la ampliación en la oferta académica que hoy permite a la Universidad brindar 28 programas de pregrado, 84 programas de posgrado, entre los que se incluyen: 3 doctorados, 14 maestrías, 67 especializaciones, 89 cursos de educación continuada y 41 diplomados, así como la inclusión de 2 programas virtuales y de 1 programa a distancia que tiene como fin principal buscar un acercamiento con las regiones.

Su visión por traspasar las esferas locales, lo llevó a consolidar iniciativas institucionales consignadas en el Plan de Desarrollo Institucional,  como el proyecto de construcción de las instalaciones de Chía, donde ahora nuestros estudiantes gozan también de educación de alta calidad.

Además impulsó la participación de la Institución en el Laboratorio de Internacionalización del American Council on Education, con el que se espera transformar a la Universidad para que brinde más y mejores servicios de Internacionalización a su comunidad.

También se destacan los logros investigativos que impulsó desde su administración, como la consolidación de la Vicerrectoría de Investigaciones, que ha facilitado alcanzar la conformación de 48 grupos de investigación reconocidos por Colciencias, cerca de 70 Semilleros de Investigación, la Patente de los Bicicleteros, llegar al número de 375 publicaciones indexadas con impacto, la máxima publicación de libros y textos académicos en los últimos cinco años.

Su gestión influyó tanto en el ámbito académico como en el de Responsabilidad Social, de tal manera que hoy día somos la primera universidad de alta calidad en Colombia que elabora un informe de sostenibilidad. De igual manera se dio vida al Programa Semillas, estrategia de recaudación de fondos que nos ha permitido obtener ayudas externas para otorgar becas en el período 2018-I a más de 60 estudiantes.

Bajo la administración del Dr. Sánchez vimos nacer iniciativas de cultura ciudadana tan importantes como “Mobiendonos”, actividades destacadas a nivel nacional como “estudia con tu mascota”, la primer siembra experiencial donde participaron más de 92 personas entre estudiantes, docentes y administrativos, así como otros proyectos que buscan acercar la Universidad a sus estudiantes y brindarles un entorno con bienestar.

Por último y no menos importante, está el megaproyecto al que se aventuró la Universidad: el nuevo hospital, LOSCOBOS MEDICAL CENTER, que está previsto para agosto de este año, y espera contar con más de 49.680 mts2 de construcción y alrededor de 350 camas.

Gracias Dr. Sánchez por la semilla que sembró, la cual está haciendo crecer a El Bosque como una universidad que reconoce los logros académicos, culturales y deportivos dentro de su política integral, desde la cual se determina el éxito de sus estudiantes y docentes, rodeados de valores de inclusión, igualdad y transparencia de oportunidades como Ser Pilo Paga, porque la Universidad El Bosque “es sólida, fuerte y está trabajando por un futuro para todos, por un buen espacio para crecer, para vivir y para formar un mejor país”, impulsando así durante estos 4 años el slogan de nuestra Universidad: “Por una Cultura de la Vida, su Calidad y su Sentido”.

Publicado el
Oct
09

40 años de El Bosque - Educación, Investigación y Responsabilidad

Celebramos nuestros 40 años con tres historias que nos inspiran y nos impulsan a seguir trabajando para aportarle a los futuros profesionales del país
40 años de El Bosque - Educación, Investigación y Responsabilidad

Así Nació la Universidad El Bosque

Un grupo de profesionales buscaba soluciones en medio de una crisis en la salud y en las universidades que se comenzaba a desencadenar a mediados de la década del 70. Ellos querían seguir trabajando por el sueño de transformar la atención en salud en nuestro país para que fuera más cercana, respetuosa y comprensiva con sus pacientes.

De esta crisis y de la iniciativa de estos visionarios nació un sueño que los unió: crear una clínica que les permitiera convertirse en pioneros de propuestas en salud y construir un proyecto educativo. Así crearon la Escuela Colombiana de Medicina que comenzó con un curso básico de 60 estudiantes que debían ver a las personas en su rol, su estilo de vida y sus distintas dimensiones, así, el proceso para hallar soluciones tendría más valor y el trato a los pacientes sería más cercano.

Con el paso del tiempo, estos líderes reconocieron que para potenciar el conocimiento debían integrar otras disciplinas indispensables en las aulas, así que la Escuela Colombiana de Medicina fortalecía su programa académico inicial y fundó nuevas carreras en la salud, las humanidades y las ingenierías, y lo que había nacido como un proyecto en salud, continuó creciendo para convertirse en la Universidad El Bosque, creando otras carreras en las artes, el diseño, las ciencias administrativas, políticas y jurídicas.

Lo que fue un aula de 60 personas hoy en día es una comunidad de más de 44.000 egresados, 10.448 estudiantes de pregrado, 1.675 profesionales estudiando un posgrado, y alrededor de 1600 docentes que estudian y trabajan por la calidad de vida desde 28 carreras profesionales y 84 posgrados gracias a nuevas experiencias, constantes preguntas sobre el quehacer académico y el enfoque que nos permite pensar en aportarle a la sociedad pensando en su relación con el entorno, su forma de pensar y de ver el mundo, y su naturaleza.

La Comunidad El Bosque tiene tres grandes motivaciones para construir nuevos aportes para el país que impulsen una mejor calidad de vida: la educación, la investigación y nuestra responsabilidad con la sociedad y con Colombia.

Investigación con grandes propósitos para el país

¿Has escuchado hablar sobre semilleros o grupos de investigación? Para cada quien la percepción es diferente pero lo cierto es que estos grupos tienen mucho para contarle al país. Gracias a sus hallazgos se pueden construir soluciones precisas, aportes a la construcción de políticas y generar amor por la investigación en nuevos estudiantes, labores indispensables para el crecimiento de nuestra sociedad y de la Universidad.

El grupo de Investigación en Virología fue uno de los primeros en nacer en la Universidad El Bosque y tiene como misión encontrar razones, condiciones y causas en el comportamiento de diferentes virus. El Doctor Jaime Castellanos, Director de este grupo, ha dedicado 14 años de su trayectoria a su dirección, compartiendo con estudiantes de pregrado, posgrado, otros docentes e investigadores y afirma que la Universidad siempre ha apoyado cada uno de los trabajos que se han propuesto hasta hoy.

Para el Dr. Castellanos las Universidades contribuyen al conocimiento universal y esto es algo que el equipo del Grupo de Virología también comparte, por eso trabajan con persistencia en plantearse preguntas de investigación, proyectar aproximaciones, presentar resultados y discutirlos para aportar soluciones valiosas para el país.

Este proceso fue desarrollado con el virus del dengue, estudiando cómo circula en los pueblos de Colombia. Este equipo descubrió que el riesgo de enfermar por dengue que hasta hace algunos años era casi 4 veces mayor en la ciudad que en el campo hoy en día ha cambiado con un  movimiento del virus hacia las zonas rurales, los mosquitos que transmiten este virus conocidos como Aedes Aegypti, ahora están presentes de igual manera en ambos entornos. A esto se suma que el 50% de los mosquitos están infectados con virus, lo que añade a la problemática una persistencia de la infección que incide en la manera como se está dando la enfermedad en el país.

Este equipo aporta conocimiento para que las decisiones, políticas y estrategias de diagnóstico y control de las infecciones, se construyan con base en realidades actuales de la salud en Colombia. Pronto iniciarán asumiendo el reto del diagnóstico de las enfermedades con técnicas moleculares que les permitirán hacer una mejor descripción de la circulación de estos virus en Colombia.


Tecnología con responsabilidad en El Bosque

En el segundo semestre del año 2012 una materia de Ingeniería de Sistemas llamada ‘Labor Social’, designaba un equipo de estudiantes para que compartieran su conocimiento con algunas comunidades. En esa misma época, la profesora Constanza Alvarado fijó su atención en esta asignatura, y notó que los estudiantes necesitaban reconocerse como ingenieros en capacidad de transformar los espacios en los que estaban desenvolviéndose, así que decidió proponer un nuevo proyecto que resaltara por ser una experiencia significativa de la que todos se sintieran parte.

La inspiración para construir esta iniciativa vino de varias situaciones: diferentes comunidades en Bogotá y sus roles en nuestra sociedad, la forma en que cada rol consume la tecnología, su cotidianidad, sus haceres, y el enfoque en proyección social de la Universidad El Bosque. Así que con las diversas posibilidades que tenían, y pensando que el conocimiento de las clases podía ir más allá para unirse a los propósitos las comunidades, nació “ConSentir con la Tecnología”.

Para el equipo de estudiantes, docentes y egresados voluntarios que trabajan en esta iniciativa, la forma en la que comunidades se relacionan con diferentes tecnologías, la necesidad de sentirse útiles ante sí mismos y ante otros, son algunas de las razones principales para trabajar, y durante los últimos 4 años han apoyado procesos en los mismos laboratorios de informática de la Universidad El Bosque en los que se estudian los pregrados y posgrados, con las mismas herramientas y entendiendo muy bien cómo funciona cada una de las comunidades con las que trabajan para apoyarlos de la mejor manera.

Aproximadamente 250 personas de diferentes lugares de la ciudad que buscan aprender en la Universidad El Bosque un buen uso de las tecnologías, se han beneficiado de este proyecto. Cada semestre, 25 estudiantes de Ingeniería de Sistemas, voluntarios docentes y egresados comparten experiencias de aprendizaje. Esto ha motivado a académicos de otras universidades y empresarios a proponerse como voluntarios. Hoy cuentan con el apoyo de empresas, e interés por parte de otras universidades y académicos, quienes entran en contacto para integrarse.

Lo que inició como una clase en Ingeniería de Sistemas que daba capacitaciones a nivel básico, se convirtió en un proyecto de inclusión social por medio del uso de las tecnologías, con preocupación por la calidad de vida de comunidades en Barrios Unidos, San Francisco, San Manuel Morales, un colegio distrital de la localidad de Usaquén y Cerro Norte, en el que trabajan equipos y grupos de investigación de los programas de Ingeniería de Sistemas e Ingeniería Electrónica, creando lazos de confianza con comunidades de adultos mayores, niños y sus familias construyendo conocimiento de forma colectiva en ofimática para adultos y robótica para niños, con el fin de despertar procesos de innovación y competencias científicas.

Publicado el
Mayo
22

Así son los profesionales del futuro en la Universidad

Todos salimos del colegio pensando cómo ser grandes profesionales, la clave está en identificar los factores que influirán en nuestro futuro laboral.

Para pensar en qué carrera elegir es necesario analizar diferentes aspectos de la vida diaria que influyen en nuestro entorno y en muchos casos, preguntarse ¿Cómo serán en el futuro? De allí vienen muchas respuestas que seguramente pueden guiar una buena decisión. Por ejemplo: el papel de las nuevas tecnologías, las consecuencias de nuestras acciones en el medio ambiente, la manera en que funciona el mundo laboral, entre otros como ¿Cuáles son mis aptitudes para elegir una carrera? ¿Mis habilidades me permitirán estudiar el campo que estoy buscando?

¿Alguna vez has escuchado sobre la Cuarta Revolución Industrial? Es un tema que según el Foro Económico Mundial debe importarnos mucho en el momento de elegir una carrera, y explica que estamos ad portas de una revolución tecnológica que cambiará completamente la manera en que vivimos, estudiamos, trabajamos y nos relacionamos, así que los futuros profesionales ‒que tienen hoy que elegir su carrera‒ tendrán que enfrentarse a ellos pues para esta organización, este gran cambio “generará consecuencias para las que no estamos preparados.”

Si enfocamos este tema en nuestro país, tendremos que tener en cuenta que estamos pasando de una economía tradicional a una moderna y que es nuestro momento para aportarle a Colombia una modernización en la manera de aprender y trabajar. Si te estás preguntando cómo puedes lograr esto, aquí te contamos cómo.

Las profesiones se están uniendo para transformar el mundo

¿Sabías que ahora las profesiones se mezclan para lograr creaciones y proyectos que ganan la atención de investigadores y universidades en todo el mundo? Las artes están incursionando en el mundo empresarial con técnicas que permiten desarrollar fortalezas para el manejo de las emociones en las negociaciones. O desde el sector de la salud, los profesionales de estas áreas están innovando con metodologías como el teatro terapéutico, que enlaza las artes escénicas con las terapias y los últimos avances de la neurociencia.

En la Universidad El Bosque tenemos un buen ejemplo de carrera para este caso, se llama Diseño de Comunicación y es un programa único a nivel nacional que incursiona en el diseño para comunicar con experiencias. La doctora María Clara Rangel, Vicerrectora Académica  de la Universidad El Bosque explica que este es “un perfil requerido para estructurar nuevas empresas capaces de competir a nivel internacional en este campo”. Imagina que puedes desarrollar estrategias de comunicación aplicadas en el diseño de objetos, gráficas, espacios o aplicaciones virtuales, que comunican diversos contenidos.

Y así, muchas carreras comienzan a unirse para potenciar los resultados de sus acciones: la Bioingeniería, que usa los principios de la biología y las herramientas de la ingeniería para crear tecnologías en pro de la calidad de vida de las personas, ha comenzado a contribuir al posconflicto. Los artistas le aportan enseñanzas a la innovación empresarial. Los biólogos comienzan a estudiar el genoma humano y los administradores enfocan su labor en temas como el posicionamiento digital. Los ingenieros electrónicos están creando proyectos relacionados con energía alternativa y los matemáticos a modelar virus que después les permitan controlar su propagación.

Hoy en día los profesionales construyen nuevos proyectos y productos valiéndose del conocimiento de sus carreras, enlazados con otras disciplinas que les permitan potenciar sus ideas y aportar a la calidad de vida de diversas comunidades.

 

Ingenierías: las protagonistas del futuro

Las ingenierías y las ciencias aplicadas han hecho grandes aportes por medio de la creación de software, esto proyecta a los ingenieros como los protagonistas en el desarrollo económico. ¿Sabías que la demanda de profesionales está creciendo progresivamente? Así lo explica la Federación Colombiana de la Industria del Software y Tecnologías Informáticas Relacionadas cuando afirma que el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, en el país ha tenido una tasa de crecimiento del 13% anual. Lo anterior se traduce en que cada vez existen nuevos proyectos y empresas dedicadas a esta labor.

La Ingeniería Ambiental también representa desde diferentes perspectivas, una opción valiosa para el futuro del país y del planeta. Kenneth Ochoa es egresado de Ingeniería Ambiental y hoy en día es el Director de este programa. Su experiencia académica y su participación en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) le ha permitido identificar que “cada vez se hace más urgente proyectar ciudades con condiciones habilitantes para que sus ciudadanos puedan ayudar a contrarrestar la huella ecológica global, pues se calcula que los recursos renovables y no renovables dispuestos para el beneficio de la humanidad sobrepasan la capacidad de la Tierra en un 150%”.

La Ingeniería Ambiental analiza el uso y gestión responsable de los recursos naturales, y para enfrentar los desafíos ambientales se necesitan nuevos ingenieros, que mejoren la calidad de vida de las personas por medio de esta tarea, pues de acuerdo con cifras del Banco Mundial (BM) en el 2050 la población podría llegar a 9.600 millones de personas, esto representaría que el gasto de los recursos naturales actuales se triplicaría. Las ingenierías pueden mitigar efectos ambientales, prevenir problemáticas sociales y económicas, y pensar en nuevas maneras de vivir que generen impactos positivos en nuestros entornos. Esto las convierte en las carreras del futuro.

En El Bosque creamos para innovar y mejorar la calidad de vida de las personas

Los estudiantes de la Universidad El Bosque tienen diferentes opciones para sobresalir en el mundo laboral antes de terminar sus carreras. Un ejemplo valioso es el de Alexander Jiménez, estudiante de bioingeniería que fue reconocido en el 2016 como uno de los jóvenes innovadores del país en la final de BYCI ‒Bayer Young Community Innovators‒, por crear un vivero subacuático en San Andrés que plantea como meta generar un impacto positivo en la población vulnerable de la isla, aprovechando las propiedades del mar para que este biosistema sea auto-sostenible.

Los egresados también generan proyectos para mejorar la calidad de vida de distintas comunidades. Leidy Cuestas, egresada de Diseño Industrial, creó Kitsmile; una silla que trabaja las principales áreas de los niños con parálisis cerebral como control cefálico, alineación postural, ejercicios de estiramiento e interacción con el entorno para mitigar dolores y accidentes que son generados por malas posturas en camas u otras sillas no aptas. Este kit se basa en un método de neurodesarrollo utilizado hace más de 40 años (Bobath) para la rehabilitación de personas con discapacidad, combinado con sus conocimientos en diseño. El trabajo de Leidy le ha permitido ser reconocida como la mujer más joven de Colombia en patentar un invento.

Si pensamos en grandes proyectos desarrollados en la Universidad, un ejemplo visible que ha permitido experiencias internacionales es Runibot, la Red Universitaria Bogotá-Robot; las tres primeras versiones de la competencia (2014 al 2016), han sido lideradas por la Institución. Este evento ha abierto el camino a estudiantes, aficionados y profesionales dedicados a la robótica y pone a prueba sus desarrollos tecnológicos en los ‘dojos’ de sumo japoneses adaptados para las competencias de los robots tipo velocistas, sumo, RC y minisumo. Este espacio permite que los concursantes puedan subir de nivel y llegar a espacios como el All Japan & International Robot Sumo Tournament en Tokio y la Copa Internacional de Robótica de México.

Nuestra Vicerrectora Académica explica que en la Universidad El Bosque “desde ya estamos hablando en nuestras aulas sobre fábricas inteligentes, robótica en los procesos productivos, ciudades sostenibles, la industria 4.0 y las industrias culturales. Estamos dando fuerza a nuestros programas virtuales, al desarrollo de Massive Open Online Course (MOOC, por sus siglas en inglés), entre otros temas, todo esto tomando como eje central el enfoque Biopsicosocial y Cultural que ha hecho que nuestros estudiantes marquen la diferencia en los sectores económicos del país y de este modo prever la transformación que tendrá el ejercicio de muchas profesiones en un futuro no muy lejano”.

De este modo, si soñaste con ser profesional en ingeniería ambiental, bioingeniería, matemáticas, desarrollar robots, artista, profesor o especialista en derecho informático, puedes ir un paso adelante y aportarle al mejoramiento de la competitividad del país, siendo parte de una Universidad con altos estándares de calidad que se esfuerza por generar innovación desde las aulas de clase. ¿Preparado? El mundo está esperando por ti.